Atrapando Algunas Zzzzzs

LOS TRASTORNOS DEL SUEÑO Y LA PÉRDIDA CRÓNICA DEL SUEÑO PUEDEN PONERLE EN RIESGO DE

  • Cardiopatía.
  • Infarto miocardio.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Arritmia.
  • Hipertensión.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Diabetes.

HIPERTENSIÓN Y SUEÑO

Existe un vínculo claro entre la cantidad de horas que duerme una persona y el riesgo de hipertensión arterial. En un estudio reciente, los investigadores encontraron que quienes dormían menos de seis horas por noche tenían un 20% más de probabilidades de tener hipertensión. Este problema se puede evitar durmiendo la cantidad recomendada de sueño cada noche, que varía de persona a persona.

En otro estudio, los investigadores encontraron que las personas que solo durmieron seis horas la noche anterior tienen una presión arterial más alta al día siguiente en comparación con las que tuvieron una buena noche de sueño. La falta continua de sueño solo puede agravar este efecto. Sin un sueño adecuado para revitalizar su cuerpo, podría estar estresado sin siquiera darse cuenta hasta que sea demasiado tarde.

Si sufre de apnea del sueño, tener hipertensión puede ser un dolor de cabeza adicional. La apnea del sueño es causada, más comúnmente, por la relajación de la parte posterior de la garganta y la restricción del flujo de aire hacia el cuerpo. Aquellos que sufrían de apnea del sueño tenían un mayor riesgo de tener presión arterial alta.

Cuando se sufre de hipertensión y apnea del sueño juntas, el oxígeno que fluye por el cuerpo se reduce considerablemente. La apnea del sueño puede aumentar la presión arterial al reducir el oxígeno que está ingiriendo. Cuanto más suba su presión arterial, mayor será el riesgo de tener problemas de salud graves como insuficiencia cardíaca congestiva y accidente cerebrovascular.

DIABETES Y SUEÑO

La diabetes y los problemas del sueño a menudo van de la mano. La diabetes puede causar pérdida de sueño y hay evidencia de que no dormir bien puede aumentar su riesgo de desarrollar diabetes.

Una de las consecuencias para la salud más graves que se derivan de un sueño interrumpido y de mala calidad es un riesgo significativamente mayor de diabetes. La relación entre el sueño y la diabetes es complicada, y los científicos todavía están trabajando para comprender todas las formas en que el sueño y los ritmos circadianos (también conocido como su reloj biológico interno) afectan esta enfermedad. Dicho esto, tenemos algunas pistas, ya que sabemos que el sueño tiene una conexión poderosa con el metabolismo (cómo nuestro cuerpo usa los alimentos para obtener energía), con las hormonas que regulan el apetito y los patrones de alimentación, y con el uso que hace el cuerpo del azúcar en la sangre y la insulina.

El nivel alto de azúcar en sangre también es una señal de alerta para los problemas del sueño entre las personas con diabetes por otra razón. Las personas que están más cansadas comerán más porque, por lo general, sus hormonas del hambre están desequilibradas, lo que hace que deseen más incluso cuando su cuerpo no lo necesita. Eso puede significar consumir azúcar u otros alimentos que pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre.

La diabetes ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o las células no usan la insulina adecuadamente. Cuando la insulina no está haciendo su trabajo, los niveles altos de azúcar en sangre se acumulan en el cuerpo hasta el punto en que pueden dañar los ojos, los riñones, los nervios o el corazón.
 

CONSEJOS SOBRE CÓMO DORMIR MEJOR

  1. Deje de presionar el botón de repetición, intente mantener un patrón constante de sueño tanto como sea posible
  2. Deje que brille el sol: manténgalo brillante adentro durante el día y salga afuera
  3. Beba menos cafeína, especialmente evítela más tarde en el día;
  4. Aguante el agua: bebe mucha agua temprano, pero menos antes de acostarte para no tener que levantarte demasiado para ir al baño.
  5. Omita la copa por la noche: el alcohol puede suprimir la melatonina, la hormona que nos ayuda a cansarnos (tal vez tomar un suplemento de melatonina antes de acostarse pueda ayudar);
  6. Cambie sus focos de luz: algunos focos producen luz azul que evita que tengamos sueño (nuevamente disminuye la melatonina);
  7. Use anteojos azules: anteojos o pantallas filtrantes especiales para bloquear ciertos rayos de luz (que nuevamente suprimen la melatonina);
  8. Póngase los calcetines: los pies calientes pueden ayudarlo a dormir mejor;
  9. Entrenamiento: el ejercicio ayuda a dormir y reduce el estrés.
Spin to win Spinner icon